“Qué importa la sordera del oído cuando la mente oye, la verdadera sordera, la incurable sordera es la de la mente…”. Víctor Hugo.